"Zimbabwe. Eddie Masaya & Upcycling"
"Zimbabwe. Eddie Masaya & Upcycling"

Esta exposición, centrada en artistas de Zimbabue, es un acontecimiento que promete abrir nuevos horizontes en el acercamiento al arte africano contemporáneo.

La falsa idea preconcebida del “exotismo” ha cambiado. Somos ahora los espectadores de un movimiento emergente que crece sin límites debido a la labor creadora de un colosal grupo de artistas africanos.

Eddie Masaya, Johnson Zuze, Ngoni Tsiga y Trymore Sengai, son la quintaesencia de nuestra pasión y perseverancia desde el inicio de Gazzambo en octubre de 2009.


Eddie Masaya, nacido en 1960 es un reconocido escultor Shona en su nueva faceta como pintor.


Estando aún en el colegio decidió convertirse en escultor siguiendo los pasos de su primo el prestigioso Moses Masaya, uno de los pioneros de la primera generación, con quien más tarde aprendió a usar las herramientas y a pulir las piezas correctamente, pero sobre todo le enseñó a respetar la piedra y a trabajar con ellas en armonía.

Brighton Sango y Tafuma Gutsa han sido también importantes referentes en su carrera.

Sin embargo, y a pesar de su decisión, a finales de los años setenta Eddie hizo una breve incursión en la pintura, y alguno de esos cuadros fueron expuestos en la National Gallery de Zimbabue en 1980.

En 2012 los lienzos le llaman de nuevo…pero no es hasta 2016, debido a mi obsesión y a su motivación, cuando esta exposición tomó forma.

Masaya es una persona muy espiritual y creativa capaz de reinterpretar los cánones establecido por la estética africana; no es prisionero de nada, y por eso pensamos que era crucial para él pasar un tiempo trabajando en nuestro taller de Mombasa, Kenia y explorar un ambiente, una fauna y una cultura africana diferentes, temas que son su fuente de inspiración.

Eddie Masaya es un artista extremadamente “avant garde” y sus eclécticas pinturas son el reflejo del África de hoy.



Johnson Zuze, Ngoni Tsiga y Trymore Sengai son tres jóvenes artistas contemporáneos que trabajan con materiales preexistentes con el fin de transformarlos en una creativa interpretación.

Debido a nuestra creciente preocupación por el medio ambiente, hemos decidido que era el momento adecuado para presentar esta exposición.

Es una cuestión de responsabilidad, la gente tiene que ser consciente de lo que compra y como se deshace de ello. A través del arte creamos un impacto que puede ayudar a concienciarnos y a reconvertir la basura con el propósito de preservar la salud y la sostenibilidad de nuestro planeta.



Esperamos que disfruten de esta exposición tanto como nosotras.



Cómo descubrir el arte africano dentro de las rutas culturales de Madrid
Cómo descubrir el arte africano dentro de las rutas culturales de Madrid

Las galerías de arte en Madrid centro son algo que hace que la capital destaque en lo que refiere a la cultura. Existen montones de galerías en distintas zonas. Desde Malasaña a Chueca pasando por Lavapiés y Atocha, donde está la calle Doctor Fourquet, que concentra una gran cantidad de galerías de arte. En todo este gran plano cultural de la ciudad, vamos a hablar más específicamente de la cultura africana en el corazón de la misma.

Madrid, al ser una ciudad europea, es un lugar donde te resultará algo difícil encontrar muestras de arte africano. Pero contamos con el privilegio de estar al sur del continente y por lo tanto, estamos más próximos de esa cultura.

De hecho, grandes artistas españoles se inspiraron en este tipo de arte, como Pablo Picasso, que durante un tiempo tuvo influencias de esta cultura. También movimientos artísticos muy destacables como el fauvismo, en el que destacan grandes nombres como Henri Matisse. En ciertas ocasiones, puedes encontrar algunas exposiciones referentes a esta cultura, en centros de arte como Tabacalera, Matadero o museos como el Thyssen o el Reina Sofía. Además, fundaciones como la Fundación MAPFRE (la cual hace unos meses albergó una exposición sobre el fauvismo, movimiento nombrado anteriormente, donde había muestras de arte africano), March y BBVA. Y aparte de esto, siempre quedan las exposiciones a las que puedes acceder en las galerías de arte en Madrid centro.

Como parte fundamental del arte africano en Madrid, sobresale Gazzambo Gallery una de las pocas galerías de arte africano contemporáneo en España. En nuestra galería encontrarás un trato personalizado, con una gran variedad de obras, que son una muestra del África de hoy. Será un placer enseñársela y aconsejarles para realizar la mejor compra.

La cultura de piedra
La cultura de piedra

La base de Gazzambo Gallery es la escultura de piedra de Zimbabue. En Rhodesia, la actual Zimbabue, surgió en la década de los años 50 una nueva manifestación artística: una escultura tallada a mano hecha con monolitos de piedra.

Aunque durante mucho tiempo se ha conocido como Escultura Shona, ya que la mayoría de los artistas pertenecían a esta tribu, actualmente se conoce como Escultura de Zimbabue puesto que los escultores proceden de distintas tribus o países.

Pasaron muchos años hasta que se reconoció el paso entre el arte africano tradicional y el arte africano contemporáneo. El impulsor del movimiento de la escultura de piedra de Zimbabue fue Frank McEwen.

En el año 1954 el gobierno blanco de Rhodesia planeó la construcción de un museo y para ello contrató como consultor a Frank McEwen, quien dos años después fue nombrado director del Museo Nacional para crear una colección formada con piezas del “primer mundo”. No obstante, McEwen se dio cuenta de forma inmediata del potencial que tenían los indígenas que le rodeaban y decidió establecer en el sótano del museo y de forma clandestina un "taller escuela".

En cuanto a la biografía de Frank McEwen cabe destacar que siempre estuvo rodeado de arte desde su infancia, puesto que su padre fue un gran coleccionista. También vivió influenciado por los años que vivió en París y estudió en la Sorbona. 

McEwen se encargó de organizar la primera exposición de Henry Moore y de otros famosos pintores impresionistas. De hecho, Picasso, Matisse, Brancusi, Braque y Leger fueron íntimos amigos suyos.

Tras su estancia en París, acabó decepcionado profundamente de la escena artística de la ciudad, que describió como “La edad de la trivialidad”. 

Apoyó y fomentó la “nueva forma de arte africano" y tras conseguir despertar el interés de coleccionistas y organizaciones internacionales, McEwen estableció su taller escuela en Vukutu, un entorno natural perfecto para proteger la cultura e identidad de los artistas de la globalización.

Organizó varias exposiciones en París, Londres y Nueva York entre 1971 y 1972 para dar a conocer este tipo de arte y finalmente logró que la escultura de piedra de Zimbabue se reconociera internacionalmente como un arte en sí mismo. Sin embargo y a pesar de sus logros, el Gobierno de Rhodesia obligó a Frank McEwen a dimitir en el año 1973. 

Tom Blomefield también fue otro destacado personaje en el descubrimiento y desarrollo de este arte. Propietario de una explotación de tabaco que funcionaba muy bien hasta que en 1966 debido a las sanciones internacionales impuestas a Rhodesia, se dio cuenta que no podía seguir manteniendo a sus trabajadores.

Fue entonces cuando descubrió que en una zona cercana a su explotación, próxima a Tengenenge había un gran depósito de serpentine (un tipo de piedra muy común en Zimbabue). Como era conocedor de las habilidades tallando madera de sus trabajadores se le ocurrió la idea de fomentar su lado artístico tallando piedra.

De hecho, de este entorno de Tengenenge surgieron grandes artistas como Dominic Benhura, que cuenta con gran prestigio internacional.

Roy Guthrie es otro de los grandes personajes que continuó impulsando este arte. En 1977 se convirtió en el fundador de Chapungu Sculpture Park. Desarrolló un papel muy importante ya que el periodo de creatividad se vio interrumpido durante diez años debido a las presiones internacionales y a los conflictos internos. Durante esta época, Guthrie continuó animando y ayudando a los artistas para que no abandonaran su creatividad. Gracias al establecimiento de la independencia de  Zimbabue en 1980 estos tiempos difíciles se terminaron.

Debido a su perseverancia y al gran talento de los artistas, cuentan hoy en Chapungu con una rica herencia y una importante colección de esculturas. Esto supuso un enorme impacto en la segunda y tercera generación de escultores.

Actualmente, la escultura de piedra de Zimbabue ocupa un lugar crucial y privilegiado en el arte africano contemporáneo.